jueves, 6 de noviembre de 2014

COACHING: VULNERABILIDAD

¿Que nos pasa con la vulnerabilidad? ¿la debilidad? ¿la fragilidad?

Que es para ti ser vulnerable?
Si buscamos la definición en algunos diccionarios, encontramos:

1.- "El primer paso para analizar a fondo el término vulnerabilidad es proceder a determinar su origen etimológico. En este caso, tenemos que resaltar que dicha palabra emana del latín pues está conformada por tres partes latinas claramente diferenciadas: el sustantivo vulnus, que puede traducirse como “herida”; la partícula –abilis, que es equivalente a “que puede”; y finalmente el sufijo –dad, que es indicativo de “cualidad”. De ahí que vulnerabilidad pueda determinarse como “la cualidad que tiene alguien para poder ser herido”.
2.- Que puede ser herido o recibir lesión, física o moralmente.( Real Academia Española)
3.- Se aplica a la persona, al carácter o al organismo que es débil o que puede ser dañado o afectado fácilmente porque no sabe o no puede defenderse: los niños son vulnerables; tiene un carácter vulnerable; está bajo de defensas y es muy vulnerable a las infecciones. invulnerable. (VOX).
En el libro "No es lo mismo"  de Silvia Guarnieri y Miriam Ortiz, hacen un estupendo análisis  sobre la vulnerabilidad como distinción de coaching. Desarrollan la idea de que la vulnerabilidad más que una debilidad puede ser una fortaleza, aunque en la sociedad actual ser débil esté mal visto. Entran a fondo en cómo ésta es percibida por los otros.
El abordaje que quiero hacer de la vulnerabilidad es de cómo uno mismo se siente siendo vulnerable.
Cuando percibimos en nosotros  "indicios" de debilidad, a menudo, hacemos el juicio de "esto no sirve" "hay que ser fuerte", sacamos la armadura de caballero andante y ... arremetemos con todas nuestras armas con lo que se ponga por delante porque, "eso es, lo que se debe hacer".
Lo cierto es que después de todo eso uno se siente AGOTADO, sin energía... En parte orgulloso por haber conseguido superar esa debilidad, la que sea, y pensando que esa emoción tenía que trabajarla, madurarla, ver su origen..... en fin jugando una vez más desde la creencia popular de lo que está bien o mal.
¿Tiene que ser siempre tan difícil? ¿dónde se quedaba la aceptación de uno mismo? donde queda el auténtico yo? dónde queda la energía generadora? lo que me hace sentir bien?
Afortunadamente, la vida da muchas pistas, conoces personas, caen en tus manos libros, te suceden cosas, etc que de repente te hacen pensar que quieres hacer algo diferente.
Mágicamente surge la pregunta del millón:  "¿QUE NECESITO?" 
Y después muchas más claro, como se hace, con quien, cuando.....Genial!
Aunque parezca de perogrullo, un buen inicio puede ser escucharse más a uno mismo, sentir que me pasa por el cuerpo cuando me descubro débil y, en ese momento, mirarme con cariño, como cuando sonrío al ver que un niño va dando traspiés aprendiendo a caminar.
Pensar cada día que me doy permiso para ser débil, y que desde la fragilidad, desde la inseguridad, puedo hacer las cosas hará que surja la verdadera Transformación. Hace mucho tiempo que hacemos las cosas, conseguimos cosas y éramos vulnerables. Por qué no hacerlas en paz, tranquilos, siendo conscientes de que las hago no desde una falsa fortaleza (ego) sino,  desde mi vulnerabilidad (el ser).
No estoy hablando de si te quieres mostrar vulnerable o no, estoy hablando de quererte, amarte y aceptarte tú mismo como un ser que, a menudo, es vulnerable......te invito a que lo pienses y luego lo compartas.






¿Cómo la percibes tú?

www.espaciopluralkerala.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada